pic

El viaje de una vida: Katia Espalter en primer plano

Autor del texto: Sam McMahon
Fotógrafo: Soyref Polina, Kamil Aysin

En Health & Help, los voluntarios que vienen a trabajar a nuestras clínicas deciden dedicar su vida al servicio de los demás. Hacen voluntariado para cambiar el día a día de las comunidades a las que atendemos en nuestros centros de salud en Guatemala y Nicaragua.

Al igual que nosotros, son apasionados en su creencia de que cada persona, independientemente de su capacidad de pago, debe tener acceso a la atención médica que salva vidas. Sin embargo, en el transcurso de su voluntariado, empiezan a darse cuenta del impacto notable y transformador que la experiencia tiene en ellos personalmente. Este fue sin duda el caso de la directora nicaragüense, Katia Espalter.

Este mes ponemos el foco en Katia Espalter, quien recientemente completó una asignación de dos años como Directora de Health & Help en Nicaragua, donde no solo cambió vidas, sino que tuvo el viaje de su vida.

En el 2018, Katia estaba viviendo y trabajando en Antigua Guatemala y supo por primera vez sobre Health & Help mientras hojeaba un sitio web de voluntariado, Idealist.  Allí vio oportunidades para ser voluntaria en la clínica de Health & Help en Guatemala pero, en ese momento, no podía viajar tan lejos.

Unos dos años después, en el 2020, se mudó a Nicaragua y descubrió que Health & Help estaba construyendo una segunda clínica y buscando voluntarios. Katia originalmente se postuló para un puesto de administradora que en ese momento ya estaba cubierto, ¡pero no podíamos perder una candidata tan valiosa! De hecho, nos impresionó tanto la experiencia de Katia, que la invitamos a colaborar en otros aspectos importantes relacionados con la creación y el registro de la clínica, y Katia estuvo encantada de ayudar en todo lo que pudo. 

 

«Me convertí en una voluntaria híbrida, trabajando mucho con el equipo jurídico y presentando documentos al ayuntamiento y al Ministerio de Sanidad. También trabajaba en línea para localizar posibles donantes y daba apoyo a los voluntarios de la clínica.»

 

En enero del 2020, Katia visitó las instalaciones de la clínica y se reunió con los arquitectos encargados de su construcción. Como el edificio no estaba terminado, hizo una rápida inspección para ver si cumplía los requisitos del Ministerio de Sanidad y dio recomendaciones muy valiosas, que en última instancia nos permitieron cumplir los requisitos más rápidamente. Al mes siguiente, Katia se reunió con las fundadoras de Health & Help, Victoria y Karina, para hablar de los problemas con el terreno y recopilar los documentos necesarios para el registro de la clínica.

Aunque estaba deseando empezar a trabajar y formar parte de la comunidad local, el impacto de la pandemia del virus Covid-19 obligó a cerrar la clínica y se encargó a Katia que encontrara a la persona adecuada para ocuparse de esta y de las relaciones con la comunidad durante ese período. 

A finales del 2020, Katia solicitó con éxito el puesto recién creado de Directora de la clínica en Nicaragua y comenzó a trabajar a tiempo completo en Health & Help.

Entrevistamos a Katia sobre su experiencia:

P: Cuéntanos ¿por qué decidiste pasar del voluntariado a ser directora a tiempo completo?

R: Vi que la organización Health & Help era nueva y necesitaba a alguien a tiempo completo para muchas tareas importantes, especialmente para adaptarse a las nuevas circunstancias del Covid-19 y la normativa nicaragüense. Yo tenía mucha experiencia trabajando con ONGs y en el sector sanitario, así que me pareció lógico y adecuado embarcarme en esta nueva aventura.

P: ¿En qué se diferenció la experiencia del voluntariado al trabajo a tiempo completo con Health & Help? ¿Hubo algún momento en el que deseaste no haberte metido en esto?

R: Mi voluntariado fue muy flexible, pude elegir los días y las horas que me convenían. Cuando empecé mi trabajo a tiempo completo, las responsabilidades y el tiempo de trabajo aumentaron exponencialmente y me encontré trabajando fuera de horario, los fines de semana y los días festivos. Podía crear mi propio horario, pero estaba constantemente trabajando y resolviendo problemas fuera de horas. Sí, hubo momentos en los que deseé tener otro trabajo, sobre todo cuando trabajaba para cumplir las leyes y normativas vigentes en el país.

Sus primeras tareas fueron registrar nuestra organización Health & Help como agente extranjero según una nueva ley de Nicaragua y encontrar voluntarios locales para reabrir la clínica. Simultáneamente, preparó el registro de la clínica para obtener la licencia sanitaria necesaria, se reabasteció de nuevos medicamentos y sistematizó muchos procesos operativos. Evidentemente, fue una gran labor.

P: ¿Cómo era tu día típico como Directora?

R: Mi trabajo consistía en poner en marcha, dar forma y dirigir un proyecto médico con un presupuesto ajustado y en circunstancias sociopolíticas difíciles. No hay un día típico para el Director del proyecto en Nicaragua. El trabajo varía mucho, desde despertarse para hacer videollamadas con el equipo o viajar durante horas para llegar a la clínica de día, hasta hacer trámites en el banco o en una oficina del gobierno para cumplir algún requisito. Aproximadamente el 30% de las tareas se pueden hacer a distancia desde el ordenador, mientras que el resto es trabajo que requiere tu presencia física por todo el país.

Las exigencias físicas eran mayores de lo que Katia esperaba, pero supo adaptarse aunque, en ocasiones, le sobrepasaran. Sin embargo, siempre estaba dispuesta a encontrar personalmente soluciones a situaciones difíciles y a asumir tareas poco habituales, como arreglar tuberías rotas e instalar una nueva bomba de agua para el pozo. 

A Katia le encanta la jardinería y pudo plantar y cuidar muchos árboles y flores en su comunidad. Sin embargo, una de las cosas que más le gustó de su experiencia fue asumir un papel protagonista en los preparativos del lanzamiento.

«Me brindó nuevas experiencias que nunca olvidaré, especialmente la oportunidad de diseñar y aplicar procesos y programas. Conocí a tanta gente increíble y vi cómo nuestra presencia en esta comunidad puede provocar un cambio positivo. No sólo fui testigo directo de los resultados sanitarios positivos de nuestro trabajo, sino que también me sentí privilegiada de formar parte de una nueva y floreciente comunidad internacional en medio de la selva».

P: Hemos escrito mucho sobre la comunidad de La Salvia, pero sería estupendo conocer un poco más tu propia perspectiva.

R: La Salvia es una nueva y pequeña comunidad en la costa noroeste de la península de Cosigüina, en Chinandega, Nicaragua. Fue fundada por personas que llegaron de otras partes de Chinandega buscando un lugar donde atracar sus barcos y pescar después de que el huracán Mitch de 1998 reconfigurara este territorio. Al ser una comunidad tan nueva, pequeña y, además, rural, carecía de los servicios básicos que conocemos como esenciales para la vida moderna: agua potable, electricidad, escuelas, centros de salud, transporte público y carreteras asfaltadas. Pero esto es muy común en el campo de Nicaragua y la gente es lo suficientemente resistente y se las arregla para ganarse la vida y sacar adelante a sus familias a pesar de estas condiciones. Cuando empecé a trabajar aquí, no sabía que había tantas comunidades en las montañas de la Reserva Natural de Cosigüina, pero me alegró saber que también podríamos prestarles atención médica.»

P: ¿Puedes describir el impacto de la clínica que has observado en tu tiempo allí?

R: Es difícil responder con exactitud a esta pregunta sin medir adecuadamente nuestro trabajo, pero para mí es digno de mención que la gente tiene más confianza en atender a tiempo sus problemas de salud porque nuestra clínica está cerca de ellos y les ofrecemos una asistencia agradable y de calidad. La gente nos dice a menudo lo contentos que están de que nuestro equipo sea muy atento y amable, y de que nuestros servicios sean gratuitos o asequibles, porque pueden hacer una aportación monetaria que esté dentro de sus posibilidades.

P: ¿Cuáles han sido los momentos más destacados, o quizá los más memorables?

R: Hay muchos momentos destacados, como la obtención de los distintos permisos para operar y poder prestar atención médica a personas que de otro modo tendrían dificultades para obtenerla. Algunos de los momentos más memorables son las brigadas médicas a otras comunidades y los ratos de ocio que pasé con nuestros voluntarios, pacientes y vecinos, en los que nadábamos, hacíamos senderismo, jugábamos, reíamos y comíamos juntos.

P: Para cualquiera que esté pensando en ser voluntario, ¿qué consejo le darías?

R: El voluntariado es para todos. Es poner tu corazón y tus habilidades al servicio de algo en lo que crees. También es exponerte a nuevas experiencias y perspectivas. Siempre recomendaré el voluntariado como una forma de comprometerse con la vida y adquirir más conocimientos.

Según Katia, si pudiera elegir, «sin duda» volvería atrás en el tiempo y ocuparía de nuevo el puesto. Esta vez, sin embargo, con un transporte fiable para mejorar la calidad de vida y de trabajo de los voluntarios y el personal de Health & Help.

Mientras Katia entrega la batuta a Anna Melnikova como nueva directora de Health & Help en Nicaragua, su consejo más importante es asegurarse de construir relaciones sólidas y duraderas a lo largo del camino, especialmente con las comunidades a las que nos esforzamos por servir. Además, como en cualquier puesto exigente, es importante encontrar algo de tiempo para uno mismo y asegurarse de separar el tiempo personal del profesional para que la motivación y la energía sean sostenibles.

El deseo de Katia para el futuro es que Health & Help siga creciendo para poder ofrecer soluciones más valiosas. Haz clic en los enlaces si tienes el mismo deseo que Katia y quieres saber más sobre el voluntariado o el apoyo a nuestros proyectos.

Nos gustaría aprovechar la oportunidad para agradecer a Katia Espalter su servicio de dos años en Health & Help. ¡Katia ha tenido un impacto significativo en la comunidad y estamos muy orgullosos de ella!

Últimas noticias

Una breve entrevista con nuestro donante

Te contamos la historia de nuestra colaboración con Yuri Minkovski, quien fabricó un sistema de suministro de energía autónomo con placas solares para nuestra clínica en Nicaragua.

Más detalles

El voluntariado es beneficioso para el crecimiento profesional

¿Es beneficioso el voluntariado para el crecimiento profesional? ¡Definitivamente, sí!

Más detalles

Liderazgo femenino en Health & Help

85% of Health & Help volunteers and employees, both at the clinics and online, are women.
We want to tell you more about these women so you can see the faces of our female managers working on the organization that saves lives.

Más detalles